jueves, 16 de julio de 2020

Los ingresos de las mujeres trabajadoras caen un 11% tras ser madres

Un informe publicado por el Banco de España concluye que después de ser padres, las ganancias de los hombres apenas varían, incluso aumentan un 0,15%. El organismo cifra en un 28% la brecha salarial de la maternidad
Ser madre en España supone un retroceso en las condiciones laborales de las mujeres en los años siguientes a la maternidad. Lo ha constatado el Banco de España, en el informe The Child Penalty in Spain publicado este jueves en el que señala que el mercado laboral penaliza a las mujeres después de ser madres, al registrar una bajada en sus ingresos del 11,4% durante el primer año tras el nacimiento de sus hijos, cuya caída llega al 33% al cabo de una década. La falta de disponibilidad horaria hacen que trabajen menos jornadas, cobren menos horas extra, y menos pluses y bonificaciones salariales. Y eso explica el descenso salarial. Mientras tanto, el salario y condiciones de los padres se ven apenas afectados: ellos ganan incluso un 0,15% más el año siguiente y a largo plazo las diferencias son mínimas.

Según el organismo, esta situación explica parte de lo que es la brecha salarial de género entre hombres y mujeres. El informe cifra en un 28% la penalización a la maternidad en los ingresos de ellas. Esta diferencia salarial sigue siendo "una realidad innegable en todos los países", reza el documento. Por ejemplo, el salario medio bruto de las mujeres en España representó 78,4% del de los hombres en 2017. Para presentar los resultados, el organismo ha utilizado datos de la Muestra Continua de Vidas Laborales de la Seguridad Social de casi 550.000 trabajadores (264.391 madres y 279.437 padres) desde 1990 hasta 2018.

El resultado es que, después de experimentar una caída del 11,4% en sus ganancias en el siguiente año de ser madres, las mujeres ven que ese porcentaje aumenta al 19,5% en el año posterior, mostrando una tendencia que continúa a la baja incluso diez años después de tener a su primer hijo, cuando alcanza el 33%; muy lejos del 5% en la disminución de los ingresos de los hombres en ese mismo periodo. El informe asegura que "las ganancias de las mujeres nunca vuelven a los niveles previos a la maternidad".

Una vez que ellas se reincorporan al mercado laboral reducen de forma considerable el número de días de trabajo, una realidad que no afecta a los varones. Además, el informe señala que las mujeres tienen más probabilidades de trabajar a tiempo parcial después de tener a su primer hijo, mientras que esa situación apenas cambia para ellos.

En concreto, las mujeres reducen un 9,8% el número de días trabajados durante el primer año tras la maternidad, mientras que los de los hombres no se ven afectados. Pasados diez años, el descenso en el número de días trabajados por las mujeres se amplía al 23%. Mientras que la probabilidad de que ellas trabajen a tiempo parcial aumenta un 30% un año después de tener a su primer hijo, y la de los hombres disminuye un 8%.

Además, la probabilidad de que las mujeres trabajen con un contrato temporal aumenta un 32% tras la maternidad, frente al descenso en un 5% de esta probabilidad entre los hombres. En cuanto al factor formativo, el documento muestra que las mujeres con educación universitaria reaccionan a la maternidad trabajando a tiempo parcial, mientras que las mujeres sin educación universitaria son relativamente más propensas a trabajar menos días.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario