jueves, 9 de julio de 2020

Baleares obligará a usar mascarilla en todos los lugares públicos excepto las playas

La resolución que modificará el decreto de nueva normalidad limitará a 30 personas el máximo de asistentes a eventos en lugares cerrados
El Gobierno de Baleares está ultimando una resolución que se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial de la comunidad que obligará a utilizar la mascarilla en todos los espacios públicos de la región aunque se pueda garantizar la distancia de seguridad entre las personas. Se trata de la segunda autonomía que adopta esta medida después de que Cataluña haya ordenado su obligatoriedad desde este jueves. La resolución modificará el decreto de nueva normalidad y las nuevas medidas entrarán en vigor este fin de semana, según han informado fuentes del Ejecutivo balear.

La resolución recoge que el uso de la mascarilla será obligatorio en todo momento, tanto en la vía pública como en los espacios al aire libre y en los lugares cerrados de uso público. Las excepciones serán las playas, piscinas, el momento específico del consumo de alimentos y bebidas, durante la práctica de actividades deportivas y mientras se tocan instrumentos de viento. El Gobierno de las islas especifica que la mascarilla se tiene que llevar de forma adecuada, cubriendo desde la nariz hasta la barbilla.

Otra de las medidas que se recogerán en la resolución es la limitación de los grupos a la hora de desarrollar actividades o eventos de carácter familiar o social en la vía pública, espacios de uso público o espacios privados, que quedarán restringidos a 70 personas al aire libre y a 30 en los lugares cerrados. El importe de las sanciones para quienes no la lleven no superará los 100 euros. El uso de la mascarilla actualmente solo es obligatorio en lugares donde no es posible guardar la distancia entre personas de metro y medio.

La consejera de Salud de Baleares, Patricia Gómez, ha explicado que la realidad actual, que indica que los pacientes infectados de coronavirus en las islas presentan síntomas leves o son asintomáticos, ha llevado al Gobierno regional a decidir que la mascarilla sea obligatoria en todos los lugares excepto en las playas. En declaraciones a la Cadena Ser ha subrayado que las islas son un territorio "muy frágil" y el número de visitantes está aumentando de manera exponencial. "El estudio de seroprevalencia realizado demuestra que muy poca gente de Baleares ha pasado el coronavirus" ha señalado.

El Gobierno de la socialista Francina Armengol también está preparando un plan para poner coto a las fiestas ilegales que han proliferado en los últimos días en villas y fincas de las islas y que han obligado a la intervención de las fuerzas de seguridad. Baleares mantiene la prohibición de abrir las discotecas y salas de fiesta con aforos superiores a las 300 personas para evitar aglomeraciones. Los pubs y discotecas de las zonas de Magaluf, Playa de Palma y Sant Antoni tienen prohibido abrir, aunque su aforo sea inferior.

Los últimos datos del Servicio de Epidemiología de las islas desvelan que las islas tienen nueve brotes activos con 42 casos positivos y 90 personas bajo vigilancia por haber tenido contacto con los pacientes. Tres de los nueve brotes se han detectado esta semana en Mallorca y afectan a núcleos familiares con 14 positivos leves o asintomáticos y 32 personas bajo vigilancia. En Ibiza se detectó un brote con 42 personas contagiadas y 69 en seguimiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario