viernes, 19 de junio de 2020

La Fiscalía pide reabrir la causa por la muerte en el centro de menores de Almería

En su escrito se adhiere al recurso de la familia y cuestiona el protocolo aplicado en el centro
La Fiscalía de Almería se ha sumado a la petición de la familia del joven Iliass Tahiri, fallecido el pasado 1 de julio en el centro de menores infractores de Tierras de Oria, mientras se le aplicaba un protocolo de contención mecánica, para que se reabra la causa. Iliass ―de 18 años, 94 kilos de peso y 1,78 cm de estatura― murió aprisionado por seis vigilantes de seguridad del citado centro, gestionado desde 2015 por la asociación para la Gestión y la Integración Social (Ginso). La empresa acarrea incidentes, denuncias y más de una muerte en circunstancias semejantes. El vídeo que registró la actuación de los vigilantes, y en contra de lo declarado por los investigados en la causa, no muestra ninguna evidencia de que el joven opusiera resistencia para ser atado. La juez Teresa Inés Sánchez Gisbert archivó la causa en enero por considerar, como el forense, que se trataba de una "muerte violenta accidental".

En su escrito, la Fiscalía se adhiere al recurso contra el archivo que presentó la madre del fallecido, aunque mantiene que, hasta ahora, con los datos que obran en la causa, "no se desprende en este momento la existencia de delito imputable a las personas que figuran como investigadas, empleados de la Asociación para la Gestión de la Integración Social, Ginso".

El escrito de la Fiscalía se limita a poner en cuestión el protocolo aplicado para la contención de Iliass, que en contra de todas las recomendaciones (sanitarias y regimentales) a escala nacional e internacional, se realizó colocándole boca abajo, en posición de de decúbito prono, y no boca arriba, y decúbito supino, como se aconseja, salvo "prescripción médica explícita". El ministerio público también insta en su escrito a depurar responsabilidades con respecto a la aplicación e interpretación del protocolo de la empresa Ginso, autora del protocolo en cuestión y a los vigilantes que lo aplican.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario