viernes, 12 de junio de 2020

Galicia será la primera comunidad en entrar en la nueva normalidad y la mayor parte de España estará en fase 3

Solo permanecerán en fase 2 desde el lunes Madrid, el área de Barcelona, Lleida, Ávila, Segovia, Soria y Salamanca
El último mapa de fases antes del fin del estado de alarma dejará el próximo lunes a la mayor parte de España en fase 3. Las excepciones serán Galicia, que estará ya en lo que el Gobierno denomina la nueva normalidad, y siete territorios, que permanecerán en la 2: la Comunidad de Madrid, Barcelona y su área metropolitana, el área sanitaria de Lleida y las provincias castellanoleonesas de Salamanca, Ávila, Segovia y Soria, lo que supone algo más de una cuarta parte de la población española.

El Ministerio de Sanidad ha aceptado todas las peticiones de avance. Tanto de Galicia, que solicitó entrar en la nueva normalidad, como de la Comunidad Valenciana, el resto de provincias de Castilla y León, el resto de Cataluña, Albacete, Toledo, Ciudad Real y Ceuta. En estas unidades territoriales que pasarán el lunes a fase 3 viven 10 millones de ciudadanos. Sanidad aprueba las propuestas tras seis reuniones bilaterales y ante lo que Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) ha calificado como "muy buena evolución" de la epidemia. "Estamos adquiriendo cada día mejor capacidad de detección precoz de casos sospechosos, su confirmación o descarte. Detectamos 55.000 sospechosos semanales, y entre el 90% y el 93% de ellos se les hace prueba PCR, un porcentaje que va incrementándose. Todo esto nos permite pensar que estamos en una situación muy controlada y por lo tanto valorar cambios de fase", ha dicho Simón en su comparecencia este viernes.

Este esquema durará una semana: el 21 de junio a las 0.00 horas decae la última prórroga el estado de alarma que aprobó el Congreso de los Diputados. Con ello, regirán las medidas que se aprobaron en el Real Decreto de la llamada nueva normalidad y las normas que decidan establecer las comunidades autónomas dentro del ámbito de sus competencias. Por ejemplo, seguirá siendo obligatorio el uso de mascarilla en espacios cerrados o cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros, pero ya no habrá restricciones a la movilidad, y se podrá viajar por toda España sin necesidad de justificación. En adelante, sin estado de alarma, solo se podrán hacer confinamientos concretos ante brotes que pongan en peligro la salud pública, como ya sucedió en su día en Igualada o Adeje, antes de que el Gobierno central asumiera las competencias.

Las limitaciones de movilidad son en realidad el único vestigio de control del Gobierno que queda en los territorios que están en fase 3. En ellos, son las comunidades las que pueden aplicar más o menos medidas de restricción, pueden incluso eliminarlas todas (excepto las del Real Decreto) y entrar directamente en la nueva normalidad, tal y como ha hecho Galicia: su solicitud ha sido en realidad una formalidad, puesto que podría haber relajado las medidas que hubiera considerado oportunas sin el visto bueno de Sanidad. A priori, si no toman iniciativas particulares, en la fase 3 desaparecen las franjas horarias para todos los colectivos, los establecimientos y locales comerciales pueden abrir con un aforo del 50%, que será del 75% en las terrazas al aire libre, y del 40% en los centros comerciales. Pueden abrir también cines, teatros y auditorios con un aforo del 50%.

Mientras dure el estado de alarma, las comunidades pueden permitir el tránsito entre sus provincias e incluso entre autonomías, si se ponen de acuerdo sus Gobiernos. Desde el lunes se podrá cirucular entre Cáceres y Badajoz, entre las provincias de la Comunidad Valenciana o entre las zonas de Cataluña que han pasado a fase 3, como ya sucedía por ejemplo en Andalucía y Galicia. Pero todavía estarán aisladas las que están en fase 2 y las tres provincias de Castilla-La Mancha que acaban de avanzar la tres, que tendrán que esperar para ver ampliada su movilidad al día 21.

Cantabria y el País Vasco se encuentran en negociaciones para permitir la movilidad entre ambos territorios. Iba a abrirse un corredor en en toda la cornisa cantábrica, desde Galicia hasta Navarra, pero los focos localizados en torno a dos hospitales vascos, que han causado tres muertes y más de una treintena de infectados, han frenado este plan.

Los Gobiernos de las comunidades que están en fase 2 deberán decidir qué restricciones, dentro de sus competencias, mantienen a partir del día 21. Podían, por ejemplo, seguir limitando aforos, si lo consideran conveniente. La Comunidad de Madrid, por ejemplo, anunció en un principio que daría directamente un salto a la nueva normalidad cuando termine el estado de alarma, pero este viernes ha anunciado que la semana próxima solicitará pasar a la fase 3 a partir del 21, una decisión que ya no será competencia de Sanidad. Simón, sin embargo, ha recalcado que seguirán prestando a las comunidades el apoyo que necesiten. "Si podemos discutir y valorar las condiciones [de Madrid] será beneficioso para todos", ha dicho.

Tampoco pidió avance la Generalitat de Cataluña en sus zonas más afectadas, aunque ha anunciado este viernes que solicitará que lo hagan antes del 20 de junio. Castilla y León, que aunque en un principio se mostró partidaria de avanzar en bloque, decidió mantener una semana más la fase 2 para las provincias más cercanas a Madrid.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario