viernes, 26 de junio de 2020

Estados Unidos establece que Huawei y otras compañías chinas están controladas por el Ejército Popular

Un documento del Pentágono, visto por Reuters y el Financial Times, dificulta la entrada de China en sectores tecnológicos sensibles de Estados Unidos y abre la puerta a nuevas sanciones
La Administración de Donald Trump ha vinculado con el Ejército chino a una serie de compañías del gigante asiático, incluida Huawei, lo que dificultará aún más la entrada de China en sectores tecnológicos sensibles de Estados Unidos y abre la puerta a la imposición de nuevas sanciones. Así lo revela un documento del Pentágono al que han tenido acceso Reuters y Financial Times, cuya autenticidad han confirmado fuentes anónimas de la Administración, que aseguran que el informe ha sido enviado al Congreso.

El documento contiene un listado de 20 compañías chinas que, según Washington, son propiedad o están controladas por el Ejército Popular de Liberación. Además de Huawei, al que Washington acusa de realizar ciberespionaje para Pekín, la lista incluye al grupo Hikvision, que proporciona tecnología de videovigilancia a los campos de internamiento en la región de Xinjiang, donde el Gobierno chino recluye a la minoría musulmana uigur. También están en la lista China Mobile y China Telecommunications, dos compañías que cotizan en la Bolsa de Nueva York, así como el fabricante aeronaútico Aviation Industry.

En 1999, el Congreso de Estados Unidos encargó al Pentágono la elaboración de esta lista, pero no se había hecho hasta ahora. Las tensiones crecientes entre Washington y Pekín, tanto en el terreno comercial como en el tecnológico y el político, han aumentado la presión al Pentágono, por parte de legisladores de los dos partidos, para que publique la lista.

El mero hecho de que el Pentágono establezca que son controladas por el Ejército chino no implica directamente la imposición de sanciones, pero la misma ley en la que se ordenó la elaboración de la lista autoriza al presidente a declarar una emergencia nacional que le permitiría sancionar a las compañías de esa lista que operen en Estados Unidos. Los más beligerantes con China confían en que la sola inclusión de las empresas en la lista sirva como argumento disuasorio para inversores estadounidenses que se planteen hacer negocios con ellas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario