jueves, 25 de junio de 2020

España presenta la candidatura de Nadia Calviño para presidir el Eurogrupo

La vicepresidenta optará a la jefatura de los ministros de la zona euro, que se decidirá en una votación el 9 de julio
España presentará este jueves la candidatura de la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, para presidir el Eurogrupo, según ha anunciado La Moncloa a primera hora de la mañana. Calviño competirá por el cargo con el ministro irlandés, el conservador Paschal Donohoe, que ha dado el paso a dos horas para que acabe el plazo para que los aspirantes se postulen oficialmente. La elección del sucesor de Mário Centeno como jefe de los ministros de la zona euro tendrá lugar el próximo 9 de julio. En un comunicado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considera que "sería un honor para el Gobierno de España que Nadia Calviño pudiera presidir el Eurogrupo, una responsabilidad que nunca ha ejercido España y que tampoco ha desempeñado antes una mujer".

Calviño figuraba como favorita en todas las quinielas desde el momento en el que Centeno renunciara como ministro de Finanzas y, por tanto, a un segundo mandato al frente del Eurogrupo. Aun así, la vicepresidenta ha esperado al último día para mandar la carta formal para postularse a ese cargo, que es compatible con sus actuales responsabilidades en el Gobierno. "He presentado mi candidatura para presidir el Eurogrupo con la voluntad de seguir trabajando por una zona euro fuerte y próspera en beneficio de todos los ciudadanos europeos", ha afirmado Calviño a través de su cuenta de Twitter.

A pesar de que la situación política irlandesa complica las opciones de Donohoe, este finalmente ha acabado presentándose. Los militantes de los tres partidos que formarán el nuevo gobierno deberán ratificar la coalición este viernes. Y por ahora el  no está asegurado. Si buen fuentes del Partido Popular Europeo (PPE) el jueves dudaban de que finalmente Donohoe diera un paso al frente, esta tarde lo ha anunciado a través de su cuenta de Twitter haciendo valer su veteranía. "Acabo de mandar mi nominación para presidente del Eurogrupo. Como uno de los ministros de Finanzas de la UE con más años de servicio y miembro del Eurogrupo, sería un gran honor liderar al grupo en los desafíos y oportunidades que se presentan en los próximos años", sostuvo. El otro posible aspirante, el luxemburgués Pierre Gramegna, a media tarde no había dado aún signos de querer optar al cargo.

La votación del candidato tendrá lugar en el Eurogrupo que se celebrará el próximo 9 de julio. Donohoe y Calviño tendrán hasta ese día para buscar los 10 apoyos que necesitan para encaramarse a la presidencia del organismo. Desde la renuncia de Centeno, la ministra parte ya, según fuentes comunitarias, con el apoyo de Alemania. A pesar de no haberse pronunciado tajantemente, el viceanciller Olaf Scholz sí ha deslizado en algunos encuentros en Bruselas su preferencia por la española, según estas fuentes. Ambos ministros se reúnen con frecuencia y coinciden en varios foros económicos.

El respaldo alemán es clave, pero Calviño necesitará más votos en la urna. Tras darle su apoyo público en Madrid, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, exploró también los apoyos que podría tener la titular de Economía entre sus homólogos, en especial los socialdemócratas. A pesar de no tener carnet, el partido europeo cierra filas con la vicepresidenta y capitales como Roma o Lisboa parecen haber dado el visto bueno al nombre. Gobiernos de otro signo, como el griego, también han decidido apoyar a la ministra española. Falta por saber la posición de Francia en caso de que haya más de un aspirante al cargo.

En un Eurogrupo partido entre norte y sur desde la Gran Recesión, Calviño suscita los recelos de los halcones. Los países más ortodoxos reconocen las aptitudes de esta antigua alta funcionaria comunitaria, que en más de una ocasión ha empleado su dominio técnico para romper bloqueos. Sin embargo, la vicepresidenta también ha resultado ser la antítesis de esos Estados al abogar por una visión más ambiciosa de la unión fiscal o bancaria o una salida conjunta a la recesión para no repetir los errores cometidos en la anterior crisis. Aun así, Calviño acude a Bruselas con el respaldo del PSOE, el PP, Ciudadanos y Podemos.

En caso de ganar, Calviño sería la primera mujer que preside el organismo informal, que antes ha estado liderado por el luxemburgués Jean-Claude Juncker (entre 2005 y 2013), el holandés Jeroen Dijsselbloem (entre 2013 y 2018) y el portugués Mário Centeno (de 2018 hasta ahora). Asumiría la presidencia, además, en un momento clave a causa de la recesión y en plenas negociaciones del fondo de recuperación económica por parte de los jefes de Estado y de gobierno.

Cabe señalar que, Calviño es ministra de Economía desde 2018 y, desde enero de 2020, vicepresidenta del Gobierno. Tras haber desempeñado varios cargos en el Ministerio de Economía, entre ellos el de directora general de Competencia, recaló en Bruselas, donde su carrera fue meteórica y, en 2014, asumió la dirección general de Presupuestos de la Comisión Europea. El año pasado estuvo en la carrera por el Fondo Monetario Internacional (FMI), en la que finalmente se impuso la búlgara Kristalina Georgieva.

Si Calviño alcanzara la presidencia, España tendría tres altas responsabilidades en las instituciones europeas. Josep Borrell ocupa desde el año pasado una vicepresidencia de la Comisión como Alto Representante para la Política Exterior y Seguridad Común, mientras que Luis de Guindos, que ya optó por ese cargo, es vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario