viernes, 1 de mayo de 2020

Ryanair despedirá a 3.000 empleados y avisa que los reembolsos podrían tardar hasta seis meses

Michael O'Leary asegura que se plantean cerrar algunas de las bases de Europa y tacha a competidores como Lufthansa, Air France o Alitalia de "yonquis de las ayudas estatales"
Ryanair tampoco se salva de la crisis aérea provocada por el coronavirus y hoy ha anunciado el despido de 3.000 trabajadores, alrededor de un 15% de su plantilla, para mantener a flote la compañía a partir del próximo 1 de julio. Su director ejecutivo, el irlandés Michael O'Leary, aseguró además que están planteándose cerrar algunas de las bases que tienen repartidas por Europa hasta que la situación mejore, algo que, según sus previsiones, no ocurrirá hasta marzo del año que viene. Mientras, tachó a algunos de sus competidores como Lufthansa, Air France o Alitalia de "yonquis de las ayudas estatales que corretean alrededor de Europa succionando toda la ayuda que pueden".

Las dificultades por las que están atravesando provocan también, según el CEO, que al tener menos personal por los despidos temporales, estén teniendo dificultades para atender todas las peticiones de reembolso por cancelación que tienen acumuladas. Esto, según O'Leary, podría provocar que sus clientes tarden hasta seis meses en recibir su dinero, pero "si quieres que te sea devuelto, se te devolverá". Durante esta crisis Ryanair ofreció también cupones instantáneos o cambios por vuelos de condiciones similares.

Esa reestructuración, sin embargo, afectará fundamentalmente a pilotos y personal de cabina, aunque el resto de empleados también sufrirá recortes de salario de hasta el 20% en lo que asegura que son "las medidas mínimas para poder sobrevivir durante los próximos 12 meses". De hecho, en una entrevista esta mañana con la BBC, ha dicho que "es posible que tengamos que anunciar más recortes y de mayor magnitud en el futuro".

Estos 3.000 despidos, sin embargo, se harán oficiales el próximo 1 de julio, momento en que termina la ayuda del Gobierno y que garantiza que los trabajadores despedidos de forma temporal sigan manteniendo el 80% de su salario hasta un máximo de unos 2.800 euros. Mientras, el propio O'Leary ya anunció que reduciría a la mitad su sueldo durante los meses de abril y mayo, una medida que extenderá hasta marzo de 2021, fecha en que termina el año fiscal que se acaba de inaugurar.

A pesar de que tienen unas reservas que rondan los 4.000 millones de euros que les permitirán soportar parte del impacto de la crisis, durante este primer trimestre de 2020 el irlandés vaticina unas pérdidas que rondarían los 100 millones de euros, una cifra que seguramente sea muy inferior a la del siguiente por la parálisis prácticamente total de los cielos en Europa. Esto, por tanto, puede llevar a la compañía a plantearse cerrar temporalmente algunas de sus bases por el continente, aunque durante la entrevista con el medio británico se negó a dar pistas sobre cuáles corren más peligro en la actualidad.

Precisamente en cuanto a la competencia en los cielos europeos el empresario irlandés volvió a sacar su carácter más controvertido asegurando que tendrán dificultades para enfrentarse a las aerolíneas "que se financian bajo coste gracias a ayudas estatales ilegales de más de 30.000 millones de euros, algo que claramente rompe las leyes de competencia fijadas por la UE". Con esta acusación ha apuntado directamente a compañías como Lufthansa, Air France o Alitalia, a las que tacha de "yonquis de las ayudas estatales que corretean alrededor de Europa succionando toda la ayuda que pueden".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario