miércoles, 22 de abril de 2020

Los comercios se plantan: "Ya deberíamos tener un calendario y protocolo de seguridad para abrir"

Reclaman al Gobierno un calendario para llevar a cabo una reapertura escalonada de los negocios e implantar las medidas de seguridad necesarias para empleados y clientes
Casi todos los comercios de España, salvo los que se consideran esenciales, llevan casi un mes y medio cerrados y con su actividad prácticamente paralizada por el coronavirus. Las pérdidas crecen por días y el sector empieza a impacientarse ante una reapertura que aún no saben cuándo se producirá. Por eso este miércoles han reclamado al Gobierno un calendario aproximado para retomar sus negocios, un plan de actuación similar al que se está ejecutando en otros países y un protocolo de medidas de seguridad específica para que la vuelta se haga con todas las garantías posibles. 

"Ya deberíamos tener un protocolo para irnos preparando de cara a la reapertura de nuestros negocios", asegura Pedro Campo, presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC). La organización ha remitido un comunicado al Ejecutivo en el que propone "seguir el modelo que se está implantando en otros países, que han establecido primero la apertura de puntos de venta de hasta 400 metros cuadrados y de forma progresiva la de comercios de mayor superficie y centros comerciales", así como hacer una reapertura escalonada con horarios reducidos que vayan ampliándose poco a poco. 

El sector del comercio es uno de los más afectados a nivel económico por la pandemia del Covid-19. Representa en torno a un 13% del PIB español y da empleo a más de tres millones de personas. Los empresarios se sienten desorientados y abandonados, pese a haber remitido al Gobierno varias alternativas para trabajar en las próximas semanas y adaptar sus negocios a las circunstancias. 

"Creemos que el Gobierno debe tener ya un borrador de cómo hacer esa reapertura y qué medidas debemos implementar para garantizar la seguridad de los empleados y los clientes", asegura Campo. Afirma que la seguridad es uno de sus objetivos principales de cara a una próxima vuelta a su labor. Según datos de la CEC, casi el 80% de los establecimientos de comercio minorista no dispone de EPIs suficientes para la prevención del contagio del virus, por lo que resulta fundamental contar con un margen de tiempo suficiente que permita a los establecimientos estar preparados para cumplir en tiempo y forma con las medidas de prevención de contagios en el momento de la reapertura. 

Por el contrario, la organización no ha recibido respuesta alguna a la propuesta con 20 sugerencias que remitieron al Ejecutivo. Eso les impide también elaborar cualquier tipo de estimación sobre el impacto económico que puede tener adaptar sus locales a las nuevas exigencias. "Si no sabemos las medidas que tenemos que tomar, no sabemos cuánto vamos a tener que desembolsar"

Algunos negocios han decidido implementar por su cuenta mecanismos de protección de cara a los próximos meses. Algunos restaurantes han decidido instalar mamparas, otros optan por reducir el aforo, pero incluso estas acciones pueden quedar en esfuerzos inútiles. "Se puede dar el caso de lo que han hecho luego no les sirva porque la normativa establezca otras directrices", apunta Campo. 

De lo que no duda es que la afectación va a ser generalizada dentro del sector y que no se trata sólo del tiempo que los negocios estén cerrados, sino de cómo se comportará el consumo una vez que vuelvan a abrir. "Vamos a pasar una crisis del consumo muy fuerte. Esto no se va a acabar cuando se abran los comercios. La problemática será distinta, pero vamos a seguir necesitando ayudas", reclama. 

Campo además pone el foco en los pequeños comercios de proximidad y lanza un "llamamiento a la solidaridad de los consumidores" hacia este tipo de negocios que, en su opinión, contribuyen a dar vida y personalidad propia a los barrios de todas las ciudades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario