viernes, 3 de abril de 2020

La ciudadanía pide una respuesta más unida de la UE ante la pandemia

Una encuesta de YouGob para la Alianza LENA en ocho países del continente y EE.UU. señala un consistente rechazo a la globalización
Un mundo más pequeño, pero con una Unión Europea (UE) más fuerte. La pandemia del coronavirus, que ha dejado ya más de un millón de contagiados en todo el mundo y más de 52.000 muertos, está cambiando el rumbo que los ciudadanos quieren que tome el planeta después de la crisis. Una encuesta de YouGov para la alianza de medios LENA, revela que el 43% de los encuestados cree que la globalización debe disminuir (frente a solo el 15% que pide que se aumente) para evitar otra epidemia de estas dimensiones, pero que la UE debe actuar más cohesionada (59%, frente a un 20% más nacionalista). La encuesta se realizó en plena pandemia, entre el 24 y el 30 de marzo, en Francia, Alemania, Italia, Polonia, Suiza, Bélgica, el Reino Unido, España y Estados Unidos (EE UU).

En una muestra de más de 10.000 personas, hombres y mujeres de 18 a más de 55 años, los ciudadanos han sido claros en que para hacer frente a crisis como la del coronavirus —que empezó en la provincia china de Hubei a finales de diciembre del año pasado y que se ha extendido hacia occidente trasladando el foco principalmente a España e Italia, pero también a EE UU— es necesario que se reduzca la globalización. Entendida esta como el ritmo desenfrenado de acuerdos de libre comercio, mercancías yendo y viniendo de un extremo a otro del planeta, viajes internacionales frenéticos, etcétera, los encuestados han entendido que vendría bien volver la mirada hacia la nación. En este extremo, Francia, con un sorprendente 65%, es el país que más impulsa esa reducción de interconexiones mundial, seguido de Bélgica (49%) y Polonia (47%). Los tres países coinciden en que fuerzas nacionalistas tienen cada vez más peso en sus sociedades, como la Reagrupamiento Nacional francesa de Marine Le Pen (antiguo Frente Nacional), o el Partido Ley y justicia (PiS) en Polonia. A la luz de estos datos, Peter Manott, investigador jefe de la encuesta, cree que "la crisis del coronavirus ha hecho que sea visible la volatilidad de un mundo completamente globalizado y lo fuerte que es la interdependencia económica", sostiene a través de un correo electrónico.

En el socio del Este, sin embargo, existe una fuerte paradoja ya que al tiempo que piden menos globalización (43%), solicitan mucha más cooperación en el seno de la Unión Europea (75%). Es el caso también de España e Italia, los dos países que están siendo más golpeados por la crisis del coronavirus y que cuentan con más fallecidos a causa de la enfermedad respiratoria Covid-19: 10.003 y 13.000 muertos respectivamente, según los últimos datos. El sentimiento proeuropeo es, en los nueve países (incluido EE UU, el Reino Unido y Suiza) mayor que el antieuropeo, pero hay diferencias considerables entre ellos. Con un arrollador 84%, España puede presumir de ser el país más europeísta de la muestra, seguido de Italia (79%). Ambos creen que el impacto del coronavirus en la UE debe ser una respuesta mucho más cohesionada y solidaria entre las instituciones y los Veintisiete. Incluso después del Brexit, un 40% de los británicos encuestados solicita también más cooperación dentro de la UE, frente al 21% que se muestra más nacionalista. "En este aspecto, el anhelo de más cooperación comunitaria, especialmente en España e Italia, no nos ha sorprendido porque la percepción es que esa unión, hasta ahora, ha sido bastante baja", sostiene Manott.

El ejemplo es reciente. Madrid y Roma quieren impulsar en Bruselas los llamados coronabonos (emisión de deuda pública acotada al tiempo que dure la pandemia de la Covid-19) y que se asuman responsabilidades de manera solidaria entre los Estados miembros. Es decir, que se mutualice esa deuda. Pero países como Alemania y Países Bajos se resisten a pagar por una crisis que, por el momento, no les azuza tanto. En ambos países han muerto unas 1.000 personas, según la Universidad Johns Hopkins. Esto es, una décima parte que en España o Italia. Los resultados, de hecho, revelan una actitud menos europeísta de Alemania de lo que cabría esperar: un 23% de los alemanes cree que son los países solos, sin contar con instituciones supranacionales, los que deben gestionar esta crisis, frente a un 9% de España. "Está creciendo un debate sobre los beneficios de renacionalizar algunas áreas críticas para ganar más autonomía. Por ejemplo, la Sanidad", desvela el investigador jefe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario