miércoles, 22 de abril de 2020

España iniciará la salida del confinamiento sin saber la incidencia de la epidemia

La encuesta serológica comenzará, como muy pronto, el lunes y durará ocho semanas
Las miradas están clavadas en el 9 de mayo. Es el último día de la prórroga del estado de alarma que el Gobierno pedirá este miércoles en el Parlamento y es, según dijo el propio Pedro Sánchez, la fecha a partir de la cual se podrán tomar las primeras medidas de relajación del confinamiento, si la epidemia sigue decreciendo. Una herramienta que Sanidad anunciaba como clave para decidir esos primeros pasos era una encuesta serológica que mostrará el nivel de incidencia en España. Pero no estará lista para entonces: comenzará el próximo lunes y durará ocho semanas.

Estaba previsto que empezara la semana pasada, pero "ciertos ajustes", ha explicado el martes Fernando Simón, portavoz de Sanidad, han ido retrasando su inicio. El ministerio compartió el lunes con las comunidades un plan de desarrollo de esta encuesta, que tiene como objetivo saber el número real de infectados y, potencialmente, inmunes a la enfermedad. El documento muestra que tras un periodo de formación y pruebas, las encuestas comenzarán, como muy pronto, el día 27.

Se harán en los centros de salud, salvo en los casos en los que sea indispensable la visita domiciliaria. Varias comunidades autónomas consultadas han explicado que están preparando los recursos. Antonio Fernández Pro-Ledesma, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, asegura que no tienen más información que la que proporcionan los medios: "Contamos con la capacidad y versatilidad suficiente, pero no podemos seguir haciendo más con los mismos medios. Habrá que ver la metodología y cómo se va a realizar".

La encuesta se hará a 36.000 hogares seleccionados por el Instituto Nacional de Estadística. Están repartidos por el territorio español y cubren de forma proporcional todos los sectores de edad de la pirámide poblacional. Serán unas 90.000 personas, según el documento. Cada una pasará dos tipos de pruebas distintas tres veces, con una separación de tres semanas entre muestra y muestra. Se hará un test rápido de inmunocromatografía, que detecta en 10 minutos con un simple pinchazo en un dedo tanto la inmunoglobulina IgM (los primeros anticuerpos que se generan) como la IgG (los más duraderos). Además, se hará un análisis de sangre más completo con una técnica llamada Elisa, que analiza en profundidad la cantidad de respuesta inmune que se ha generado. Con estas dos pruebas, repetidas en tres ocasiones, se pretende tener un panorama lo más completo posible de la inmunidad generada, cómo evoluciona en el tiempo y si hay infecciones en el camino.

En las dos primeras semanas, es decir, hasta el 10 de mayo si se cumplen los plazos más optimistas, ya se habrá hecho una primera ronda, por lo que se podrá contar con unos resultados preliminares que llegarán, en cualquier caso, después de que se hayan tomado decisiones sobre los primeros pasos del desconfinamiento.

Simón ha explicado este martes que esta encuesta es una "herramienta importante, pero no la única". Sin ella, las medidas se tendrán que tomar en función de otros factores: la transmisión real de la enfermedad, para lo que ya se están haciendo, según Sanidad, 100.000 test al día, y la capacidad asistencial. "No podemos permitir que, ante el riesgo de nuevas ondas epidémicas, aunque sean potencialmente menores, el sistema vuelva a sufrir la tensión que ha sufrido", ha dicho Simón.

¿Qué aporta a esto la encuesta? Varios expertos consultados responden que información; fundamental para conocer realmente la enfermedad, hasta qué punto ha habido asintomáticos, por dónde y cómo se ha propagado. Incluso si sigue latente sin que lo sepamos. "Para medidas concretas, como la de dejar salir a los niños, quizás no es muy útil, pero para las más generales, sí", explica un portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH). "También será crucial para nuevas oleadas, para preparar a los sistemas en función de la incidencia que haya tenido en uno u otro sitio. No será igual en una comunidad autónoma donde haya un buen número de gente que haya pasado la infección que en otra con muy poca", prosigue, siempre haciendo la salvedad de que todavía no está del todo claro el grado de inmunización que alcanzan las personas que han superado la covid-19.

José Martínez Olmos, experto en salud pública y secretario general de Sanidad entre 2005 y 2011, opina que la encuesta es una herramienta más para tomar decisiones, pero "no imprescindible". "Aunque vaya a empezar más tarde, lo importante es que se haga muy bien. Sería aconsejable contar con la mejor información posible sobre la incidencia en la población, pero mientras, lo que hay que hacer es preparar al sistema y tener en alerta la vigilancia epidemiológica por si surgen casos, localizarlos, aislarlos y, si es necesario, dar marcha atrás".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario