viernes, 10 de abril de 2020

El Gobierno repartirá mascarillas en el transporte público desde el lunes

Sanidad recomienda por primera vez llevar protección facial en los lugares con aglomeraciones ante la vuelta a la actividad laboral del lunes
El Gobierno ha cambiado oficialmente su postura sobre las mascarillas. La vuelta al trabajo el lunes, decretada tras la prórroga del estado de alarma en el Congreso, se hará preferentemente con esta protección en la cara si se viaja en transporte público. Así lo ha anunciado este viernes el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Para facilitarlo, el Gobierno ha anunciado que repartirá mascarillas en las paradas de metro, autobús y "puntos donde es recomendable su uso".

Las mascarillas no serán obligatorias, pero sí aconsejable en las zonas de aglomeración de personas, como los medios de transporte, y en los puestos de trabajo que no permitan mantener la distancia de seguridad. El Gobierno sigue así el cambio de criterio que ha adoptado esta misma semana el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades, que ha pasado de aconsejarlas solamente a personas con síntomas a generalizarla entre toda la población, tras estudiar la evidencia de que se pueden producir contagios entre personas asintomáticas.

El tipo de mascarilla que se recomienda no es ni la quirúrgica, que está indicada para personal sanitario, ni la de filtro, que es necesaria para quienes tratan con enfermos. Es un tercer tipo, una nueva categoría de mascarillas higiénicas o de barrera. La Asociación Española de Normalización publicó el miércoles la Especificación UNE 0064, que establece en sus dos partes los requisitos mínimos que deben cumplir estas protecciones en cuanto a los materiales que se utilizan para su elaboración, confección, marcado y uso. Illa ha explicado que se está trabajando en la producción nacional de este material para garantizar su suministro.

A pesar de las preguntas de los periodistas, el ministro no ha aclarado cómo se producirá el reparto de mascarillas. La medida es parte de una guía que está elaborando el Ministerio de Sanidad y que publicará este mismo viernes. Illa ha subrayado que no sustituyen las demás cautelas, como la higiene de manos, la etiqueta respiratoria o respetar la separación de al menos un metro (dos si es posible) entre personas. Son un complemento a ellas. Todos los establecimientos que estén abiertos al público deberán ajustar su aforo para que esta distancia sea posible. Ante la evidencia de que en los transportes es prácticamente imposible a horas puntas, las mascarillas serían un complemento de seguridad. Illa ha recomendado, en la medida de lo posible, acudir al trabajo por otros medios, ya sea caminando, en bicicleta o en vehículos particulares. En estos se deberán seguir escrupulosas normas de higiene y no podrá viajar más de una persona por fila de asientos.

Entre las recomendaciones, el ministerio pide que ante los primeros síntomas, cualquier persona debe permanecer en su domicilio y ponerse en contacto con las autoridades sanitarias, para aislarse y cortar la transmisión. También habrán de hacerlo los contactos directos de estas personas. En este escenario debe seguir primándose el teletrabajo y las reuniones virtuales, pero las empresas que requieran la presencia de sus empleados deberán escalonar turnos para evitar aglomeraciones y garantizar la distancia de seguridad entre sus empleados. Illa ha explicado que el Gobierno ha preparado junto a patronal y sindicatos las medidas para poder reanudar las tareas laborales con el "máximo de seguridad". "No estamos en fase de desescalamiento, seguimos en fase de confinamiento", ha repetido el ministro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario