jueves, 9 de abril de 2020

El Gobierno facilita la fabricación masiva de mascarillas para todos los trabajadores

Cuatro ministerios y empresas elaboran la especificación técnica de esos artículos, mientras trabajan en los requisitos sobre mascarillas para niños y otras reutilizables
El Gobierno se ha decidido al final a recomendar el uso de mascarillas para toda la población, tras el informe de la ECDC europea emitido ayer y da pasos para que los ciudadanos puedan llevar mascarilla cuando salgan a la calle, especialmente los trabajadores que a partir de la semana que viene volverán a su quehacer diario. Pero ¿cómo si es producto se ha convertido en un bien escaso, destinado fundamentalmente para profesionales sanitarios y enfermos de la Covid-19? Cuatro ministerios, junto a con un nutrido grupo de empresas y el Colegio de Ingenieros Industriales han elaborado una guía para fabricar de manera masiva mascarillas no reutilizables que, también, pueden ser fabricadas en casa.

Este proceso de especificaciones técnicas suele durar algo más de un año y se ha hecho en menos de diez días, señalan desde el Ministerio de Industria. También se trabaja a toda velocidad para hacer lo propio con mascarillas no reutilizables y mascarillas para niños.

Estas mascarillas, fabricadas conforme a la Especificación de la Asociación Española de Normalización (UNE) ofrecerán protección barrera a los ciudadanos ante la pandemia, proporcionando indicaciones sobre cómo colocarlas y retirarlas correctamente.

La mascarilla higiénica no reutilizable descrita está destinada a personas adultas sin síntomas (posteriormente se hará lo propio para los niños) que no sean susceptibles de utilizar mascarillas quirúrgicas ni máscaras filtrantes de protección contra partículas. Por ejemplo, para aquellas personas que tienen que salir a la calle por motivos laborales, para disminuir el riesgo ante la imposibilidad de mantener el distanciamiento social.

El informe de la ECDC establece que, aunque hay muchas discusiones científicas sobre el uso generalizado de mascarillas, los últimos datos apuntan a que en esta pandemia global es necesario el uso generalizado. Reconocen que los primeros que deben tener acceso a ellas son los profesionales sanitarios, los enfermos y también las fuerzas de seguridad que atienden a los ciudadanos. Pero creen necesario que la población las use para evitar contagiar a otros y, también, para no tocarse la cara y los ojos.

La ECDC sin embargo muestra su temor a que la población que lleve mascarillas relaje las otras medidas como la de lavarse las manos y, fundamentalmente, el distanciamiento social. No se pueden juntar las personas pese a llevar mascarilla, insisten.

Las mascarillas que se fabricarán de manera masiva responden a un proyecto de la empresa Afnor, cuyo jefe de salud y piloto del proyecto, Rim Chaouy, señala que "esta máscara no exonera en ningún momento los gestos de barrera. Es una protección adicional para las personas sanas cuando salgan a la calle o trabajan".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario