martes, 14 de abril de 2020

El FMI prevé que la economía de México se desplome un 6,6%, la mayor caída entre los grandes países de América

Solo Venezuela, inmersa en una profunda crisis desde hace años, sufrirá un batacazo mayor: del 15%. El PIB argentino bajará un 5,7% y el brasileño un 5,3%. La recuperación llegará en 2021
México se ha convertido en el epicentro latinoamericano de la crisis económica por el coronavirus. La segunda mayor economía de América Latina sufrirá una dentellada del 6,6% este año, según la proyección hecha pública este martes por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y encadenará dos ejercicios consecutivos en negativo: ya venía de caer un mínimo 0,1% en 2019. Aunque el golpe será regional —y mundial: "Ningún país está a salvo", dice la economista jefa del organismo multilateral, Gita Gopinath, que prevé una caída de la economía global del 3%—, el país norteamericano se llevará la peor parte por una combinación de factores: exposición a Estados Unidos, dependencia de unas cadenas globales de suministro altamente golpeadas por la crisis, golpe sobre el turismo y crisis en un sector petrolero que, pese a haber perdido importancia en los últimos años, sigue teniendo relevancia en la economía mexicana.

En el resto de América del Norte, EE UU sufrirá una contracción del 5,9% este año y Canadá, del 6,2%. La primera potencia latinoamericana, Brasil, también encajará las consecuencias de la pandemia, con una caída del 5,3%, mientras que la economía argentina se dejará un 5,7%. En los países andinos, el choque también será fuerte pero menor: del 4,5% en Chile y en Perú, y del 2,4% en Colombia. En todos los casos, con la única excepción de Perú, las cifras son peores a la proyección del Banco Mundial del pasado domingo. Venezuela, como desde que cayó en la espiral de la crisis económica y política, es caso aparte: su PIB se desplomará otro 15% este año.

"El mundo ha cambiado dramáticamente en los tres últimos meses, desde nuestra última actualización", reconoce Gopinath. "El escenario de una pandemia había sido contemplado como una posibilidad en los debates de política económica, pero ninguno de nosotros tenía un sentido significativo de cómo sería y lo que significaría para la economía". En el caso latinoamericano, como en el europeo o en el estadounidense, los impactos serán más que severos: el mínimo crecimiento del 0,1% el año pasado se transformará en una profunda caída del 5,2%, una cifra inédita en, al menos, siete décadas. Ni en los momentos más duros de la crisis de deuda de los ochenta, germen de la primera década pérdida de la región, América Latina y el Caribe sufrieron tanto como en este 2020 marcado a fuego por el coronavirus.

Como en el resto del mundo, la recuperación económica de la región llegará, como en el resto del mundo, el año que viene. Entonces, el PIB de la región rebotará un 3,4% liderado, paradójicamente, por los países que menos sufrirán el golpe: el bloque andino. Chile y Perú tirarán del carro, con sendos crecimientos del 5,3% y del 5,2%, y Colombia registrará un crecimiento igualmente notable, del 3,7%. En los tres casos, les permitirá recuperar con creces el camino desandado en 2020. El repunte de Argentina también será sólido (+4,4%) —el primero tras tres años de descensos (2018, 2019 y 2020)—, mientras México (+3%) y Brasil (+2,9%) tendrán que esperar al menos dos años para recuperar la riqueza esfumada por la crisis sanitaria. Sin atisbo de recuperación a la vista y en pleno descalabro petrolero, la economía venezolana sigue siendo la gran excepción regional con una caída del 5% desde una base ya de por sí muy baja: en solo siete años —desde 2013— se dejará casi la mitad de su PIB.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario