martes, 28 de abril de 2020

El empleo cayó en casi 300.000 ocupados en el primer trimestre lastrado por el coronavirus

El Covid-19 dispara hasta 579.000 los afectados por ERTE y la tasa de paro sube al 14,4%
El golpe del coronavirus llegó en la segunda mitad de marzo. Solo dos semanas. Tiempo suficiente para que su impacto se note mucho en los datos laborales de una estadística como la encuesta de población activa (EPA) que mide lo sucedido a lo largo de tres meses: de enero a marzo. En ese trimestre el empleo cayó en 285.600, la mayor caída desde la recesión de 2012, dejando el número total de ocupados en 19,6 millones. Pero probablemente el dato que mejor refleja el shock que ha sufrido el mercado laboral es el de de afectados por paros parciales y regulaciones de empleo, 578.300. 

La caída del empleo lleva aparejada esta vez un aumento del paro: 121.000 personas más que a finales de año no buscaban un trabajo. También esta es la mayor subida desde 2012. No obstante, como explica el propio instituto estadístico, "es probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de empleo que la definición de paro de la EPA determina para que sean considerados parados". Es decir, la tasa de desempleo del 14,4% podría ser mayor incluso.

Además, ha caído la población activa. Ahora hay 164.600 trabajadores menos, con o sin empleo, en el mercado laboral español. Lo que deja el número total en 22,99 millones. Sin embargo, hay que recordar otra vez lo que dice el INE sobre la cifra de parados y la posible minusvaloración de su aumento. Si esto es así, eso se traduciría en una caída menor de la gente en edad y disposición de trabajar, ya que un parado se considera un activo. 

Para hacerse una idea clara de qué supone esta última cifra, esos casi 600.000 afectados por ERTE, se puede decir que no hay precedente en la serie. En un solo trimestres la cifra se ha multiplicado por 37,5. "Esta cifra no tiene precedentes en un primer trimestre", apunta el propio instituto de estadísticas. Todo esto, como vuelve a destacar el propio instituto estadístico en los datos divulgados este martes, tiene su reflejo en las horas trabajadas por todos los ocupados, que habrían caído un 4,25%. 

Y esa cifra no recoge todavía a todos los afectados trabajadores que se van a ver afectados por un ERTE durante esta crisis. Los números anunciados por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, son algo más de cuatro millones. Si estos todavía no aparecen en la estadística, se debe a varios motivos. Primero, esas cifras se han ido alcanzando a lo largo de abril, mes no recogido en esta edición de EPA. Segundo, los trámites desde que se anuncia un ERTE hasta que se aprueban llevan a varios días. Y el tercero sería la propia metodología de la EPA, una encuesta que se realiza durante 13 semanas y el impacto del covid-19 apenas se ha podido detectar en la última semana y media. Por tanto esos 578.300 son realmente el impacto en la estadística de esos últimos días del trimestre, por lo que si ese impacto fuera homogéneo a lo largo del periodo la cifra de afectados superaría los tres millones. No obstante, también hay que precisar que en estas categorías del INE se engloban ocupados que no han trabajado, pero tampoco están afectados por reducciones salariales, sería el caso de los empleados de Zara o muchos de El Corte Inglés. 

El primer trimestre es tradicionalmente el peor para el empleo. El invierno no es una buena época para el mercado laboral. Enero siempre conlleva un incremento de paro importante que los siguientes no suelen compensar, pese a que en marzo ya suelen calentarse los motores del turismo y la actividad que trae. No obstante, este año, justo en ese momento, ha caído el mazazo del coronavirus que no solo no ha permitido que el sector vacacional empiece a ponerse en marcha, es que, además, ha detenido a casi todos los demás.

Todo esto implica la gran caída de empleo en el sector servicios, que pierde 275.900 ocupados. También descendió la ocupación en agricultura y construcción.

Por eso, aunque el impacto del coronavirus en la estadística sea parcial, sus señales ya son evidentes y, además, anuncian un segundo trimestre del año que será negro. Precisamente la primavera es la mejor época para el mercado laboral en España. Pero este año va a ser excepcional, por negativo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario