lunes, 23 de marzo de 2020

Los test rápidos llegarán primero a sanitarios y residencias de ancianos

España encarga seis millones de pruebas para paliar la ceguera diagnóstica. Las comunidades se adelantan acelerando la toma de muestras a pacientes leves
Las pruebas rápidas para detectar la infección por coronavirus que lleva días prometiendo el Gobierno ya han llegado a España. Son 640.000, que se empezarán a repartir de forma "equitativa" entre las comunidades autónomas y se han adquirido en China y en Corea del Sur. Los primeros destinatarios de estos test serán los sanitarios que se enfrentan a diario al contagio en su puesto de trabajo y los mayores que viven en residencias de la tercera edad. El Gobierno pretende paliar así la ceguera diagnóstica actual, que impide conocer la incidencia real de la epidemia. Algunas comunidades autónomas, como Andalucía, Galicia y La Rioja, no han esperado a que llegaran estos test y han empezado a acelerar la toma de muestras de pacientes leves, a los que testan sin salir del coche para analizarles después con pruebas PCR, las que venían usando hasta ahora todos los hospitales. El Gobierno ha encargado seis millones más para ampliar el diagnóstico a más capas de la población.

Pruebas, pruebas y más pruebas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) repite machaconamente a los países esta consigna para frenar la epidemia de Covid-19. Y son válidas para cualquier escenario: ya sea con los primeros casos notificados o cuando la enfermedad avanza sin control, como sucede en España, donde se comenzaron aplicando a todos los casos sospechosos para aislarlos. La escasez de medios, sin embargo, hizo que conforme avanzaba el coronavirus, los criterios para hacerlas tuvieran que ser cada vez más restrictivos. Tanto, que en Madrid el 85% son positivas. Es decir, solo se las hacen a las personas cuya infección es muy probable y presenta cierta gravedad, generalmente a los que ya están hospitalizados. Desde hace semanas no llegan a los casos leves, con lo que es imposible conocer la incidencia real de la infección.

Los primeros en recibir las nuevas pruebas serán los sanitarios, el grupo clave para luchar contra la epidemia. Simón reconoció este domingo que hay más de 3.400 infectados confirmados, un 12% del total. Después, ha explicado el portavoz de Sanidad, se extenderá a grupos de alto riesgo. "Por ejemplo, en residencias de mayores, para asegurar que no hay entradas de personas infectadas o poder separar a tiempo a enfermos. A partir de ahí, el proceso, que durará dos, tres o cuatro días, continuará hasta llegar a toda la población", dijo Fernando Simón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario