jueves, 25 de julio de 2019

Caso Débora Pérez Volpin: según cardiólogo, no había chances de sobrevida

"La sensación cuando ingresé al quirófano es que ya estaba muerta y que no había chances", aseguró hoy en el juicio uno de los cardiólogos que le realizó maniobras de reanimación a la periodista y legisladora
Diego Cabrera Argaña, uno de los cardiólogos que el 6 de febrero de 2018 ingresó al quirófano en el que se encontraba Débora Pérez Volpin para realizar maniobras de reanimación, aseguró este jueves que se trataba de "un cuadro catastrófico" en el que "de ninguna manera había posibilidad de sobrevida", en el marco del juicio por el fallecimiento por presunta mala praxis contra la periodista y legisladora.

Así lo expresó al prestar declaración testimonial esta mañana, en el inicio de la cuarta audiencia del juicio oral y público por la muerte de la periodista, ocurrida cuando se le practicaba una videoendocopía alta en el Sanatorio La Trinidad del barrio porteño de Palermo.

"La sensación cuando ingresé es que ya estaba muerta y que no había chances", aseveró Cabrera Argaña al declarar ante el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 8 de la Capital Federal, con el juez Javier Anzoátegui como único magistrado.

"Por mi experiencia, cuando entré hacía ya un par de minutos que la paciente ya estaba muerta", indicó el médico, quien, no obstante, afirmó que de todas maneras procedieron a realizar las maniobras de reanimación, que en su caso consistieron en "comprimir y administrar adrenalina".

Además, consignó que recién supo que se trataba de la periodista Débora Pérez Volpin en el transcurso de las maniobras y que era tal "la deformación" de su cuerpo y de su rostro, que no la había reconocido.

"Era un cuadro catastrófico", ilustró en su testimonial, al responder esta mañana preguntas de la querella y de la defensa de la anestesista Nélida Puente, acusada de "homicidio culposo" por la muerte de la periodista, del mismo modo que el endoscopista Diego Bialolenkier.

Además, detalló que, cuando ingresó y al comenzar a actuar, había preguntado "la causa del paro y el momento en el que se produjo" y que los dos profesionales a cargo del procedimiento le habían dicho "que no sabían".

También, dijo que cuando él se sumó la anestesista se encontraba intentando "intubar" a la paciente "pero no era posible", y que luego le había colocado "la máscara laríngea pero no se pudo ventilar con eso".

"De ninguna manera había posibilidad de sobrevida", concluyó el cardiólogo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario