miércoles, 12 de junio de 2019

Una familia necesitó casi $49 mil para no ser pobre

Un informe de la Defensoría del Pueblo porteña afirma que una familia inquilina necesita ingresos superiores a $48.776 para no ser pobre, un monto con el que solo cuenta el 30% de las familias
Una familia inquilina en la Ciudad de Buenos Aires necesita ingresos superiores a $48.776 para no ser pobre, un monto con el que solo cuenta el 30% de las familias, según un informe publicado por la Defensoría del Pueblo porteña.

El estudio señaló que datos del INDEC dieron a conocer que la canasta alimentaria en abril para un hogar compuesto por una pareja de 35 años, económicamente activa, propietaria de la vivienda y con dos hijos de 6 y 9 años representó $14.365, mientras la canasta básica total, unos $29.304.

"Si a estos montos le agregamos el valor del alquiler de un departamento de tres ambientes, equivalente a $19.472, obtenemos que, para superar la línea de la pobreza, una familia inquilina necesita contar con ingresos superiores a $48.776", sostuvo y alertó que se trata de "un requisito que solo cumple el 30%" de los hogares.

El sondeo indicó también que para no encontrarse por debajo de la línea de indigencia, una familia inquilina debe contar con una entrada superior a $33.837, cifra alcanzada "por menos del 50% de las familias".

El Programa de Atención a Inquilinos de la Defensoría del Pueblo porteña advirtió que "a la mitad de la población ocupada, que percibe ingresos inferiores a $20.000, les resulta prácticamente imposible afrontar todos los gastos asociados con alquilar una vivienda y al mismo tiempo mantener niveles elementales de consumo".

"El dinero que les queda es de subsistencia y los convierte en hogares pobres en barrios de sectores medios", subrayó el análisis.

Además, resaltó que "la conclusión inevitable es que la realidad que le toca vivir a gran parte del millón de inquilinos porteños es sumamente angustiante".

Pronosticó que "los próximos informes oficiales de composición de los hogares porteños darán cuenta del incremento en la cantidad de personas por hogar, un fenómeno de convivencia forzada que se produce en la ciudad con mayor cantidad de viviendas vacías".

Calculó que el valor promedio de un alquiler tradicional para departamentos de un ambiente ronda en los 12 mil pesos más 3 mil pesos de expensas; mientras para los de dos ambientes el precio se ubica en 14 mil pesos y 3.500 pesos de expensas.

En el caso de un departamento de tres ambientes, el costo promedio de alquiler ronda 20 mil pesos y 4.400 pesos de expensas.

"En la Ciudad, del total de inquilinos, un 57% elige las opciones tradicionales con contratos de dos años", puntualizó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario