domingo, 19 de noviembre de 2017

Lo secuestraron, pasó un día atado en un descampado y lo halló un perro

“Yo pensé que no lo veía nunca más”, expresó, al borde del llanto, Natalia Cura, la esposa Matías Vélez, un profesor de inglés que estuvo 27 horas atado de pies y manos en un descampado en Mariano Acosta. Allí fue donde lo abandonaron los captores que lo secuestraron el jueves a la salida del colegio donde trabaja. Un perro de la Policía fue clave para encontrarlo sano y salvo.
Matías fue asaltado minutos después de las 17, cuando terminó de dar clases de inglés en la Escuela Primaria N° 68 de Iberá y Santander, en Mariano Acosta, Merlo. El profesor, papá de una nena de 3 años, estaba parado en un semáforo con su Ford Ka blanco cuando tres hombres lo obligaron a pasarse al asiento de atrás.
Los secuestradores le exigieron a Matías que les dijera dónde tenía los 150 mil pesos de un crédito que supuestamente había sacado de un banco. Él no sabía de qué dinero le hablaban. “Esa plata nunca existió”, le confirmó Natalia al diario Clarín.
Los delincuentes encararon rumbo a la localidad de Marcos Paz. En el viaje lo amenazaron, insultaron y le dijeron que “lo iban a aguantar” hasta que alguien pagara el rescate. Pero no hubo ningún llamado a sus familiares. “Nadie me llamó a mi celular ni al teléfono fijo para pedirme un rescate”, dijo Natalia, que al ver que Matías no llegaba y al no poder contactarse con él, hizo la denuncia a la Policía.
A Matías lo bajaron de su Ford Ka en Zapalieri y Valentín Gómez. Lo ataron de pies y manos tan fuerte que ayer seguía internado en el Hospital Eva Perón de Merlo recuperándose de las lesiones en las muñecas y los tobillos. “De la cintura para arriba no se puede mover. Tiene las manos muy hinchadas”, aseguró su esposa.
Antes del hallazgo, una noticia la hizo pensar lo peor: en un allanamiento ordenado por el fiscal Sergio Dileo, de la UFI N° 6 de Morón, encontraron el Ford Ka incendiado en Valentín Gómez y Luis Viale. Pero ningún rastro del profesor.
En la madrugada del viernes, también en Mariano Acosta, la Policía dio con el primero de los sospechosos, identificado como Alan Nahuel Figueroa. Además le secuestraron una pistola, balas, una campera, un pasamontañas, 10 tarjetas de memoria y cinco celulares. Luego, cayó el supuesto líder de la banda, Daniel Ezequiel Travieso Pereyra.
Con esas pistas y la ayuda de la Brigada Canina K-9 de Marcos Paz, de la Policía Científica de Merlo, los investigadores pudieron dar con Matías en Marcos Paz y Zapaleri, en Mariano Acosta, a unos cinco kilómetros de donde estaba el auto. “Cuando lo encontramos se quebró en llanto”, dijo un investigador.
La Jefatura Departamental de Merlo seguía buscando anoche al tercer secuestrador, un tal “Agustín”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario