lunes, 18 de septiembre de 2017

La novia del rugbier mendocino tenía el doble de alcohol en sangre del permitido cuando lo atropelló

En las últimas horas los exámenes que se le hicieron a Julieta Silva en la madrugada del pasado sábado 9 de septiembre, revelaron que la mujer tenía el doble de alcohol permitido en sangre para conducir cuando atropelló a su novio Genaro Fortunato.
Los datos surgen del dosaje que se le realizó a Silva en el Hospital Schestakow de San Rafael, donde se le registraron 1,07% gramos de alcohol por litro de sangre en su cuerpo, siendo que la ley provincial permite 0.5 gramos.
Andrea Rossi, la fiscal a cargo del caso, reveló la semana pasada que la chica no había arrollado dos veces a Fortunato como trascendió en un comienzo. Sin embargo imputó a la novia del rugbier por "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía".
La nueva prueba surgida de los estudios que se le realizaron a Silva en el centro de salud sanrafaelino, fue incorporada al expediente en las últimas horas. La imputada continúa alojada en la penitenciaría local, aislada en una celda y con un especial control abocado a su seguridad.
Por estas horas Rossi aguarda por los resultados del análisis toxicológico para determinar si Silva también consumió drogas esa noche en el bar La Mona, al que había llegado con Fortunato y en el que habrían discutido.
Se sabe que el Fiat Idea arrolló a Fortunato, quien murió a raíz de un "aplastamiento de cráneo", según lo determinó la autopsia.
Finalmente, Julieta Silva, que es madre de dos chicos, podría recibir una pena hasta de prisión perpetua en caso de ser hallada culpable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario