martes, 7 de julio de 2020

julio 07, 2020 0

El confinamiento de parte de Galicia agrava la incertidumbre sobre el 12-J

La Junta Electoral vigilará el aumento de infectados que pierden el derecho a votar
La incertidumbre sobre la celebración del 12-J se extiende tras el rebrote del virus que ha llevado a la Xunta a cerrar la comarca lucense de A Mariña hasta la jornada de reflexión. A la previsible mayor abstención se une ahora el aumento de ciudadanos que, por estar infectados, no podrán votar. A seis días de la cita, 128 electores han dado ya positivo, una cifra que tiene visos de crecer porque 1.100 pacientes bajo sospecha están en cuarentena. Para el socialista Gonzalo Caballero "la situación pone en riesgo las elecciones", mientras Alberto Núñez Feijóo (PP) insiste en que ir a votar el domingo "es lo mismo que ir a la farmacia".

La orden del Gobierno gallego que decreta el confinamiento de 14 municipios con un total de 71.000 habitantes establece que las personas con covid-19 no podrán votar el 12-J. Solo este lunes se incorporaron a esta lista en A Mariña 22 pacientes, lo que eleva a 119 los casos activos tras nueve curaciones. Los 1.100 vecinos que, según datos de la Xunta, están aislados bajo sospecha de haberse contagiado sí podrán romper su cuarentena el domingo para acudir a los colegios electorales y depositar su papeleta.

Dos partidos —Galicia en Común-Anova Mareas y Marea Galeguista— han enviado un escrito a la Junta Electoral para exigir medidas que garanticen el derecho de participación de los vecinos afectados por el confinamiento. Antes de tomar cualquier decisión, la Junta Electoral de Lugo vigilará la evolución en los próximos días del número de ciudadanos que pierden el derecho al voto por caer enfermos. Fuentes del órgano administrativo-judicial que vela por el desarrollo de los comicios en la provincia explican que si el "volumen" de contagiados llegase a ser "relevante en proporción a la población" de la comarca habría que tomar medidas. La Junta Electoral lucense no aclara qué cifra de positivos se consideraría decisiva ni cuál sería su actuación.

La propagación del coronavirus en A Mariña también preocupa en la Junta Electoral por el efecto que puede tener en la constitución de los colegios el 12-J. Fuentes de la Junta de Zona de Mondoñedo, competente en esta comarca gallega, temen que las renuncias de los miembros elegidos por sorteo se multipliquen en los próximos días entre los afectados por la enfermedad alegando "causas sobrevenidas". "Contamos con más suplentes de lo habitual pero aun así tenemos miedo a agotarlos", señalan.

Con los sondeos a favor, el presidente de la Xunta y candidato a la reelección por el PP, Alberto Núñez Feijóo, prosiguió ayer, imperturbable, su campaña electoral y minimizó las repercusiones electorales del confinamiento de A Mariña, el segundo que se produce en España después del de la comarca de Segrià en Lleida. Feijóo descarta que el proceso electoral pueda suspenderse como ya ocurrió con la convocatoria del 5 de abril cuando estalló la pandemia. En un acto en A Coruña defendió que la situación epidemiológica de Galicia es "tranquila" y que el de A Mariña es solo uno de los "cuarenta y pico" rebrotes que hay en España.

El aspirante a una cuarta mayoría absoluta se afanó también en proclamar la seguridad sanitaria del proceso. Aseguró que ir a votar el domingo a un colegio electoral "es lo mismo que ir a la farmacia" y ensalzó la "higiene y limpieza" de los locales. "Es más seguro ir a votar a un colegio electoral en el que se van a respetar las distancias y todo el mundo va a ir con protección, que ir a tomarse un café a un bar", lo secundó el líder del PP, Pablo Casado, en una entrevista en Antena 3.

La preocupación de los populares por la posibilidad de que el miedo al virus provoque en toda Galicia una bajada de la participación entre su electorado, habitualmente fiel y en el que abundan los mayores de 65 años, se agudiza conforme pasan los días. Feijóo difundió este lunes un vídeo en el que un hombre que limpia un canalón en un tejado se confía, no aguanta la escalera y se da de bruces contra el suelo. La moraleja para los afines al PP llega después: "No lo des por hecho".

Preguntado por las dudas sobre la seguridad de las elecciones gallegas en plena pandemia, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, deriva las responsabilidades a Feijóo: "La gobernanza de la política sanitaria está en manos de las comunidades autónomas y quien tiene que ofrecer esa información y dar la transparencia que demandan los gallegos y gallegas es el presidente de la Xunta de Galicia".

PSdeG-PSOE, Galicia en Común, BNG y el grupo mixto —integrado por miembros de En Marea ahora alineados con la candidatura de Marea Galeguista— presentaron un escrito conjunto en el Parlamento gallego en el que exigen a Feijóo que comparezca ante la Diputación Permanente para informar sobre el rebrote que extiende la incertidumbre sobre el 12-J. "Tenemos una responsabilidad crítica y no queremos adoptar medidas hasta que el presidente de la Xunta comparezca y nos lo explique, pero la evidencia que tenemos es que, desde luego, la situación pone en riesgo las elecciones de este domingo", admitió el candidato socialista Gonzalo Caballero desde A Illa de Arousa (Pontevedra).

El PSdeG, que ha decretado la suspensión de sus actos electorales en toda la provincia de Lugo, reclama al candidato del PP que explique por qué se establece en A Mariña un cierre de solo cinco días, justo hasta la jornada de reflexión, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) marca como plazo mínimo 10 días. "La medida de los cinco días no tiene base sanitaria ni epidemiológica", subraya Caballero sobre uno de los puntos más polémicos de la medida tomada por el Gobierno gallego en funciones. "Yo no me quiero ni imaginar que alguien esté intentando minimizar lo que está ocurriendo en A Mariña para no dar cuentas o intentar marcar unas elecciones".

Galicia en Común critica que a Feijóo "lo único que parece importarle es el calendario electoral". "Ningún interés electoral de Feijóo puede estar por encima de la salud y de la democracia", afirmó este lunes su candidato Antón Gómez-Reino, quien reclamará a la Xunta información diaria sobre el rebrote y la elaboración de protocolos para que se pueda votar con seguridad.

El BNG es el único de los principales partidos que ha pedido expresamente que se suspendan los comicios al menos en la comarca confinada. Los nacionalistas también cuestionan el aislamiento de A Mariña durante solo cinco días cuando el periodo de incubación del coronavirus ronda los 15 días. "Reclamamos transparencia, información y que se deje de improvisación; lo primero es la salud de la gente, no parece lógico que una comarca confinada tenga que escoger entre su derecho a la salud y su derecho democrático a votar", aduce su candidata, Ana Pontón, quien acusa a la Xunta del PP de "ocultar" a la opinión pública la magnitud del rebrote: "No puede repetirse un Prestige o una crisis de las vacas locas".
julio 07, 2020 0

El brazo inversor de Amancio Ortega ganó 1.778 millones en 2019, un 14% más

El negocio inmobiliario del fundador de Inditex le reportó 621 millones gracias a una cartera valorada en más de 15.000 millones
El Grupo Pontegadea, en el que Amancio Ortega tiene depositada su participación del 60% de Inditex y que gestiona sus inversiones inmobiliarias y empresariales, ganó 1.778 millones de euros en 2019, un 14,7% más que el año anterior, según ha informado la empresa. La cifra de negocio, que se compone básicamente de los dividendos de la participación de Ortega en Inditex y las rentas de su boyante negocio inmobiliario, creció un 18%, hasta 2.261 millones. La sociedad más importante de este grupo, Pontegadea Inversiones, en la que el fundador de la mayor empresa textil del mundo tiene depositadas el 50% de las acciones de la firma, cuenta con una cartera inmobiliaria valorada en 15.163 millones de euros. Además, el grupo donó 104 millones a la Fundación Amancio Ortega, dedicada a proyectos educativos o donaciones benéficas, como las realizadas a la sanidad pública española.

El Grupo Pontegadea ha querido mostrar este año una visión general de la actividad de sus filiales y su negocio consolidado, en lugar de simplemente publicar los resultados individuales de sus tres principales sociedades, de las que dependen todas las demás: Pontegadea Inversiones, Partler 2006 y Grilse SL. De ahí, afirman fuentes de la empresa, que el resultado final difiera de la suma de las cuentas de esas tres empresas. En 2018, solo Pontegadea Inversiones registró un beneficio neto de 1.817 millones de euros, mientras que Partler obtuvo 268 millones y Grilse, siete millones. Fuentes del grupo explican que para las cuentas de 2019 han utilizado un método distinto para consolidar las respectivas cuentas de resultados de modo que "reflejen mejor la realidad del grupo", eliminando los efectos derivados de las distintas participaciones que las dos primeras tienen en Inditex (Pontegadea Inversiones, el 50,01% y Partler, el 9,28%) y las "operaciones intragrupo".

Así, según informa el grupo, la cifra de negocio de 2019 fue un 18% más elevada que el año anterior, hasta alcanzar los 2.261 millones de euros. La cifra es la suma de los 1.640 millones ingresados en dividendos —1.626 de ellos, de Inditex, y los 14 restantes de otras participaciones, como la que compró en la empresa de infraestructuras de telecomunicaciones Telxius)— y de los 621 millones de euros que le reportó el negocio inmobiliario. La cifra de dividendos creció un 17,5% respecto al año anterior, mientras que la del negocio inmobiliario escaló un 19,4%, desde los 520 millones de 2018.

De cara a 2020 los ingresos de Pontegadea se verán afectados por la pandemia de coronavirus. Pese a que el grupo señala que "no se han identificado efectos adversos significativos", admite al mismo tiempo que la pandemia podría "afectar potencialmente a los ingresos por arrendamiento y dividendos". Por lo pronto, Inditex ya anunció que aplazaría a 2021 el pago de la parte de 2020 del dividendo extraordinario aprobado el pasado año, pagadero en 2019, 2020 y 2021. Así, Pontegadea informa que Inditex le abonará en dividendos 646 millones de euros este año.

De hecho, la principal actividad del grupo es la de invertir en inmuebles el dinero que ingresa Amancio Ortega cada año por los dividendos de Inditex. No son inversiones inmobiliarias cualquiera. Solo compran edificios "de primer nivel en las mejores ubicaciones de las principales capitales" de los países de la OCDE (el club de los países desarrollados), según la memoria de la sociedad. Y ya con inquilinos, pero tampoco cualquiera, sino que deben estar entre los más solventes —son caseros de Amazon, Apple o Facebook, además de algún competidor, como Primark— y de distintos sectores, para no sufrir demasiado si algún sector en concreto atraviesa dificultades.

Así, el valor de la cartera inmobiliaria del grupo asciende a 15.163 millones de euros, según la última tasación, de este mismo año. El año pasado valoró los inmuebles en 9.767, aunque solo incluyó en el recuento las propiedades de Pontegadea Inversiones. Si bien el 61% de su portfolio se ubica en Europa, en 2019, el brazo inversor de Ortega compró edificios en Chicago (un hotel por 65 millones), Seattle (dos complejos de oficinas, uno de ellos ocupado por Facebook, por 375 millones), Washington (un edificio de oficinas por 208 millones) o Londres (un edificio de oficinas ocupado por la consultora McKinsey por unos 700 millones). En total, durante el ejercicio 2019, el grupo compró propiedades por 2.065 millones. Además, fuera del ámbito inmobiliario, Pontegadea adquirió un 5% de Enagás.

Entre las grandes partidas de gastos del grupo, en 2019 se apuntó 104 millones en donaciones a la fundación Amancio Ortega, mediante la cual se canaliza la actividad filantrópica de Amancio Ortega. En 2018 aportó 20 millones a la fundación, que mantiene un programa de becas para estudiantes y ha realizado varias donaciones, algunas envueltas en polémica, a la sanidad pública española. De hecho, mantiene compromisos de donación a la fundación por valor de 268 millones, por inyecciones filantrópicas aún no desembolsadas.

Según informó el grupo Pontegadea, a cierre de 2019 tenía una deuda neta de 184 millones, merced a una deuda financiera de 1.091 millones y una posición de tesorería de 907 millones.

El Topo Rizzo

NOTICIAS DE INTERES GENERAL